Vacunación masiva contra el covid organizada en el Estadio Nuevo Colombino de Huelva.

Andalucía ya está utilizando un estadio para vacunar, otras comunidades lo hacen pabellones y hay planes para utilizar grandes recintos en varias regiones

0
93
Vacunación masiva contra el covid organizada en el Estadio Nuevo Colombino de Huelva.

Cuando anunció la estrategia de vacunación a finales de noviembre, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habló de 13.000 centros en los que se administrarían las vacunas. La cifra respondía al número de centros de salud y consultorios que hay en España, toda la red de atención primaria. Pero, hasta ahora, la mayoría de las vacunas se han administrado en residencias. Y varias comunidades ya han puesto en marcha grandes espacios y otras han anunciado planes similares.

 

«Nuestra estrategia de vacunación masiva contempla usar grandes recintos como el WiZink Center o Vistalegre», dijo hace una semana la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. El Departamento de Salut de la Generalitat quiere vacunar en el Camp Nou. Y Andalucía ya lo está haciendo en el Estadio Nuevo Colombino de Huelva.

 

«Creo que en el contexto de una pandemia, donde lo que pretendes es vacunar a mucha gente en un periodo corto de tiempo, puede ser razonable buscar espacios alternativos, pero siempre en función de unas variables que tienen que estar claras», dice Amós García, presidente de la Asociación Española de Vacunología y miembro de la Ponencia de Programa y Registro de Vacunaciones en representación de Canarias.

«En primer lugar, ese espacio tiene que reunir unas condiciones, como tener medidas que garanticen la seguridad del que vacuna y de quien recibe la vacuna», continúa. «En segundo lugar, hay que tener en cuenta que no todos los grupos poblacionales son sensibles de recibir una vacuna en un espacio de esas características. A una persona de más de 80 años no la puedes poner a hacer cola en un polideportivo para vacunarse. O bien acudes tú a vacunarla a su domicilio o bien la citas en una hora concreta en el centro de salud».

 

Hay otra opción, como ya está haciendo Andalucía: que esas personas acudan acompañadas en coche y reciban la vacuna sin salir del vehículo. Eso está sucediendo, por ejemplo, en el espacio habilitado por la Junta en el Nuevo Colombino. También en otras ciudades y municipios de la región. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidadlas comunidades han administrado 2.624.512 dosis y hay 1.096.922 que ya han recibido la pauta completa.

 

La estrategia nacional habla de centros y puntos de vacunación, sin entrar en más detalles. No cita específicamente los grandes recintos, pero sí recoge en sus conclusiones que se deben considerar «posibles puntos de vacunación adicionales a los habituales». También señala que en la segunda etapa, la que empieza ahora que ya se han vacunado los primeros grupos prioritarios y hay más disponibilidad de dosis, se debe aumentar los puntos de vacunación.

Una enfermera procede a vacunar a una mujer durante la vacunación masiva organizada en el estadio Nuevo Colombino de Huelva. (EFE)
Una enfermera procede a vacunar a una mujer durante la vacunación masiva organizada en el estadio Nuevo Colombino de Huelva. (EFE)

 

«¿Hacerlo en grandes superficies? Por supuesto que sí. Lo que nos interesa es vacunar a mucha gente en poco tiempo», dice Inmaculada Cuesta, enfermera, matrona y secretaria de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas, a la que representó en la elaboración de la estrategia. «Las autoridades sanitarias lo tienen que pensar bien y hacer una buena estrategia en cuanto a la infraestrutura. Tiene que estar bien organizado. Un sitio para entrar, otro para salir, un espacio donde los puntos de vacunación estén separados, donde la gente no esté toda junta; un espacio donde los vacunados puedan permanecer por si tienen una reacción posvacunal…».

 

Ambos expertos coinciden en que no se trata solo de habilitar una gran superficie. «Con las vacunas que tenemos de Pfizer y de Moderna, no es viable hacer ese perfil de intervenciones vacunales porque tienen una temperatura de conservación extrema y tienen muy poca estabilidad fuera de esas temperaturas. Es complicado gestionar una campaña de ese tipo con este perfil de vacunas», dice García.

 

Cuesta apunta también que la vacunación, aunque se realice fuera de la red del sistema nacional de salud, seguirá bajo el paraguas de los profesionales sanitarios. «Lo tienen que hacer manos expertas y formadas. Las enfermeras sabemos hacer de todo, pero poner una vacuna no es solamente administrar un vial. Las enfermeras que administren vacunas tienen que recibir primero una formación».

«Hay colectivos que, aunque tengan cierta dificultad de desplazamiento, pueden ir acompañados y de alguna forma descongestionar los centros de salud, que tienen mucho trabajo y están saturados», dice Cuesta. «Lógicamente, la vacunación en grandes espacios está dirigida a grupos de población muy concretos, pero se puede organizar y agilizar todo para que acudan otros grupos».

 

En Madrid, la Plataforma de Centros de Salud de la comunidad ha mostrado su rechazo al plan del Gobierno autonómico y ha pedido que la vacunación se realice en la red de atención primaria. «Los espacios idóneos para el proceso de vacunación de la covid-19 son los centros de salud», dicen, mientras destacan la accesibilidad: «Son cercanos a los domicilios, conocidos por toda la población, en su mayoría, adaptados para personas con diversidad funcional y responden a los criterios de confinamiento por zonas básicas de salud».

 

«Lo que hay que tener claro es que el sistema nacional de salud tiene unos matices diferentes a los de otros países e históricamente ha formado parte de la actividad vacunadora, incluso en épocas en las que tienes que vacunar a mucha gente en un periodo corto de tiempo, como es la vacunación de la gripe. Siempre se ha realizado a través del sistema sanitario», dice Amós García, que cree que en la mayoría de las casos va a tener que seguir siendo ese sistema el que vacune, «a pesar de que está debilitado por la política de recortes desde la crisis económica de 2008».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here