Granada tras una noche con casi 50 terremotos : «Hubo escenas de pánico»

0
137
La gente se echa a la calle por pánico.

Casi medio centenar de terremotos con una magnitud de hasta 4,5 gradosen la escala de Richter en algunos casos se dejaron sentir en la noche de este martes y madrugada de este miércoles en la provincia de Granada, con epicentros en las localidades de Santa Fe, Atarfe y Cúllar Vega. Los temblores se notaron también en otras provincias andaluzas, como Córdoba, Málaga o Jaén,

Vecinos se echan a la calle en Granada después de que tres terremotos prácticamente consecutivos de magnitud 4,3, 4,2 y 4, y epicentro en municipios del área metropolitana de la ciudad, se dejaran sentir en las zonas afectadas tres días antes por el temblor de 4,4 grados que sacudió, con daños materiales, Atarfe y Santa Fe.

Pese a que los vecinos de estas zonas están más que acostumbrados a los seísmos, estos últimos temblores de tierra han superado todo lo vivido anteriormente. «Estamos aún con el miedo en el cuerpo. Aunque ahora estamos más tranquilos que anoche no podemos evitar seguir estando algo nerviosos. Todos los días se están produciendo nuevos terremotos», asegura Bienvenida Chica, propietaria de la taberna El Arco, en la localidad de Santa Fe.

Bienvenida, de 44 años, explica que los primeros terremotos empezaron sobre las diez de la pasada noche y que los vecinos, atemorizados, entonces se «tiraron a la calle». «Mucha gente ha dormido en polideportivos, campos de fútbol, parques, en el campo o en sus coches. Todo el que tiene segunda residencia en la costa se ha ido del pueblo», afirma.

En Santa Fe, la localidad más afectada, los seísmos han ocasionado numerosos desperfectos en viviendas y edificios. Por precaución, el Consistorio ha suspendido las clases en los colegios para poder evaluar el estado de las instalaciones,

En la localidad de Atarfe la situación fue similar. «Hubo escenas de auténtico pánico en la calle. Todo se movía y las casas temblaban como hacía mucho tiempo que no lo hacían y la gente salió corriendo a la calle asustada ante lo que podría pasar. Muchas personas se han ido de su domicilio», relata Francisco Sánchez, dueño de la pastelería Delfín, quien no recuerda en 63 años haber vivido algo parecido: «Desde que tengo uso de razón no recuerdo que hubiese tantos terremotos seguidos. Sí he vivido seísmos de magnitudes parecidas a finales de los años 70».

En Atarfe sí han podido comenzar las clases con normalidad después de que técnicos municipales inspeccionaran en la noche del martes los centros educativos para confirmar que no se han producido daños estructurales.

En Cúllar de Vega, los vecinos también tomaron las calles y buscaron refugio en zonas abiertas pero el impacto ha sido menor en lo que se refiere a daños materiales y «todo está funcionando hoy con normalidad» en colegios y edificios públicos, confirma Jorge Sánchez, su alcalde.

Sánchez ha querido mandar un mensaje de tranquilidad a la población ante los audios y textos falsos que circulan por WhatsApp y redes sociales que apuntan a que habrá un gran terremoto próximamente: «Estamos en permanente contacto con la Junta de Andalucía y el Instituto Nacional de Geografía. Seguimos sus recomendaciones y tengo que decir ante los bulos que se están difundiendo que es imposible predecir si esto es la antesala de algo mayor».

281 seísmos desde diciembre

Desde el 1 de diciembre de 2020 hasta este pasado lunes se han calculado un total de 281 terremotos en este entorno, de los cuales ocho son de magnitud mayor o igual a 3.0 y 41 han sido sentidos por la población.

Los expertos atribuyen la reciente sismicidad en la Vega de Granada a la aproximación continua de 4 a 5 milímetros al año entre las placas eurasiática y africana; concretamente, a la liberación brusca de la energía acumulada en las fallas debido a este movimiento entre placas.

Los periodos de mayor actividad sísmica, como el actual, corresponden a enjambres, con numerosos terremotos de diferentes magnitudes en localizaciones próximas. Se desencadenan cuando la actividad de una falla produce un efecto dominó y dispara la actividad de otras fallas próximas, según explicó este martes el investigador de la Universidad de Granada Jesús Galindo-Zaldívar.v

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here