Estas son las comunidades y los municipios que prohíben viajar debido a las restricciones de movilidad

0
265
Control policial en Logroño. (EFE)

El ‘baile’ de restricciones continúa. Tras el paréntesis de las fiestas navideñas, los gobiernos autonómicos se vieron obligados a endurecer sus medidas para tratar de contener la tercera ola del coronavirus. Ahora, un mes después de que las primeras administraciones recuperasen las limitaciones de movilidad, la curva de contagios por fin comienza a bajar, pero el proceso está siendo asimétrico y cada región sigue su propia estrategia. Bajo estas líneas se detallan las normativas que rigen en cada territorio y que siguen sujetas a modificaciones durante los próximos días:

 

Cataluña ha decidido suavizar algunas de sus restricciones. Hasta el pasado 8 de febrero, el Govern aplicaba un confinamiento perimetral por municipios, pero la limitación pasó a ser de ámbito comarcal el pasado lunes, al igual que durante el período navideño. Esta medida se traduce en que los catalanes pueden moverse dentro de su comarca con total libertad, pero no pueden viajar a otras salvo por causas justificadas como la imposibilidad de teletrabajar, el regreso al domicilio de residencia, el cuidado de un familiar o razones médicas. El toque de queda se mantiene, de momento, de 22:00 a 6:00.

 

La Comunidad Valenciana fue la única en decretar un cierre sin excepciones para todas las Navidades y ha seguido una línea estricta después de las celebraciones. La restricción de movilidad respecto a otras regiones se extenderá hasta el 15 de febrero y se ordena el cierre durante los fines de semana y festivos de las ciudades con más de 50.000 habitantes: Valencia, Alicante, Elche, Castellón, Torrevieja, Torrent, Orihuela, Gandía, Paterna, Benidorm, Sagunt, Alcoi, Sant Vicent del Raspeig, Elda-Petrer y Vila-real. El toque de queda se aplica de 22:00 a 6:00 en toda la región.

 

Por su parte, el Gobierno de La Rioja decidió, primero, alargar el cierre de la comunidad y cerró, después, todos los municipios hasta el 23 de febrero. Además, se recomienda a los ciudadanos que no salgan de sus domicilios, salvo para la compra de productos básicos, la asistencia al centros académicos, laborales o de salud. En caso de tener motivos justificados para desplazarse, los riojanos deben cumplimentar una declaración responsable que puede descargarse en este enlace. El toque de queda comienza a las 22:00 y acaba a las 6:00, al tiempo que toda la actividad no esencial está cerrada.

Tras el incremento de los contagios después de Navidades, Extremadura no tuvo más remedio que endurecer las medidas y ahora, cuando la incidencia por fin está bajando, ha vuelto a aliviarlas. El cierre de la región en su conjunto decayó el 6 de enero, sin que se ordenara ninguna prórroga, pero sí que pesaba un confinamiento perimetral sobre todos los municipios de la región. Desde el 12 de febrero, esta medida sólo se mantendrá en aquellas localidades que superen los 3.000 habitantes y tengan una incidencia acumulada de más de 500 casos durante los últimos 14 días. El toque de queda se mantiene de 22:00 a 6:00 en cualquier punto de la comunidad, al tiempo que la hostelería reabre en horario de 7:00 a 18:00 con un máximo de cuatro comensales por mesa.

 

Galicia era la otra región peninsular que no apostaba por el cierre perimetral hasta que el Gobierno lo impuso en Navidades. El día 11 de enero la medida perdió vigencia y la Xunta no la ha recuperado. A efectos prácticos no importa, pues desde el 26 de enero los gallegos tienen prohibido moverse de sus municipios después de que el comité clínico decidiera cerrarlos todos. La medida durará, por lo menos, tres semanas desde que comenzó a aplicarse; es decir, se extenderá hasta el 17 de febrero, como mínimo. No se permiten almendras o agrupaciones de municipios, de tal manera que estas localidades quedan aisladas individualmente. El toque de queda sigue siendo de 22:00 a 6:00 en todo el territorio, las reuniones sociales se limitan a cuatro personas y la hostelería debe echar el cierre a las 18:00.

 

Andalucía mantiene hasta el 15 de febrero su cierre perimetral y tampoco permite la movilidad entre sus ocho provincias ni entre los municipios cuya incidencia acumulada supere los 500 casos por cada 100.000 habitantes. Siguiendo este criterio, 517 localidades andaluzas están confinadas, incluyendo todas las capitales de provincia tras sumarse Sevilla la pasada semana. Los esquiadores sí que tienen permitido viajar a Sierra Nevada, siempre y cuando no procedan de un municipio con restricciones de movilidad. El toque de queda se mantiene, por el momento, entre las 22:00 y las 06:00 horas en el conjunto de la región, pese a que el Gobierno andaluz solicitó por escrito al Ministerio de Sanidad adelantarlo a las 20:00.

La Junta de Castilla y León fue de las primeras en mover ficha, con un cierre indefinido en la región previsto hasta que finalice el estado de alarma. Además de por razones médicas, laborales o de fuerza mayor, se exceptúan la entrada y salida desde el Puerto de Navacerrada, situado en la Carretera N-601, en el límite de la Comunidad de Madrid y la provincia de Segovia. El toque de queda se adelanta dos horas (pasa a ser de 20:00 a 6:00). El Gobierno ha recurrido esta medida ante el Tribunal Supremo, pero no ha solicitado medidas cautelarísimas, por lo que se aplicará, al menos, durante 15 días desde su entrada en vigor. Por otra parte, la Junta ha pedido a los ciudadanos que se autoconfinen y sólo salgan de casa para atender las ocupaciones imprescindibles.

 

La vecina Castilla-La Mancha ha decidido levantar el cierre perimetral de todos sus municipios, a excepción de las poblaciones toledanas de Fuensalida, Torrijos y Casarrubios. Para sus 27.000 habitantes siguen prohibidos los desplazamientos, pero el resto podrá viajar a otros municipios a partir del 12 de febrero. Eso sí, se mantiene la prohibición de salir de la comunidad hasta nuevo aviso y el toque de queda seguirá imperando de 22:00 a 7:00 en el conjunto del territorio. La hostelería reabre el viernes, pero debe cerrar a las 21:00 y garantizar un tercio del aforo en interiores.

 

Hasta nuevo aviso, la Comunidad de Madrid permite las entradas y salidas, salvo en 72 zonas básicas de salud y 29 localidades con una «tendencia creciente significativa en la incidencia», donde quedan restringidos por completo los desplazamientos. Las restricciones pesarán sobre el 29% de los madrileños cuando el próximo lunes se incorporen a la lista Colmenar Viejo Norte y Colmenar Viejo Sur (Colmenar Viejo) y Pozo del Tío Raimundo (Puente de Vallecas, Madrid), además de las localidades de Camarma de Esteruelas, Villaconejos y Estremera. El toque de queda se ha adelantado a las 22:00 en toda la región y el cierre de los bares, a las 21:00.

En Murcia también permanece el cierre de la región y, además, existe una limitación perimetral de 22 municipios en nivel de alerta extremo: Murcia, Cartagena, Lorca, Molina de Segura, Abanilla, Fortuna, Ricote, Jumilla, Moratalla, La Unión, Lorquí, Mula, Villanueva del Río Segura, Albudeite, Santomera, Yecla, Los Alcázares, San Pedro del Pinatar, Las Torres de Cotillas, Alguazas, Cieza y Ceutí. El toque de queda se adelantó una hora en toda la comunidad autónoma, con lo cual no se puede estar en la calle entre las 22:00 y las 6:00. Por otra parte, se suspende la prestación de todo servicio al público que no sea de carácter esencial a partir de las 20:00 y quedan prohibidas las reuniones familiares, sociales y lúdicas entre personas no convivientes.

 

Aragón levantó el cierre perimetral en Huesca capital, pero lo mantiene en Zaragoza, Teruel y en otros seis municipios con más de 10.000 habitantes e incidencia acumulada por encima de los 250 casos: Alcañiz (Teruel) y Calatayud, Cuarte de Huerva, Ejea de los Caballeros, Tarazona y Utebo (Zaragoza). También se mantiene el confinamiento de la comunidad y las provincias hasta el 15 de febrero. Los únicos motivos que justifican los desplazamientos son los ya sabidos —razones médicas, laborales o de fuerza mayor contempladas en el decreto del estado de alarma—, en cuyo caso se deberá firmar una declaración responsable que puede encontrarse en el primer anexo de este documento. El toque de queda tendrá vigencia entre las 22:00 y 6:00 horas.

 

País Vasco impide los viajes fuera de la comunidad autónoma hasta que acabe el estado de alarma, no deja moverse entre sus provincias y, desde el 25 de enero, tampoco permite entrar o salir de ningún municipio sin causa justificada. Anteriormente esa medida sólo se aplicaba en aquellos que registrasen 500 casos por cada 100.000 habitantes, pero se decidió hacerla común a las 251 localidades de la región. El toque de queda se mantiene entre las 22:00 y las 6:00 horas, mientras que bares y restaurantes tienen que cerrar una hora antes. En los municipios con más de 500 casos por cada 100.000 habitantes la hostelería echa el cierre por completo.

 

En el caso de Navarra, se mantiene el decreto foral que, ya en diciembre, recogía las restricciones de movilidad y, con él, la prohibición de entrar y salir de la comunidad, salvo por motivos profesionales, escolares, sanitarios, asistenciales o de fuerza mayor hasta el 15 de febrero. En un principio, sí que hay libertad de circulación dentro de la región. El toque de queda sigue siendo de 23:00 a 6:00 y, en cuanto a la hostelería, sólo se permite consumir en terrazas hasta las 21:00.

 

El Principado de Asturias vuelve a estar cerrado sin excepciones para visitar a familiares o allegados. Debido al repunte de los contagios, el Gobierno que preside Adrián Barbón ha decidido cerrar perimetralmente todos los concejos que sobrepasen determinados umbrales de incidencia fijados en función del tamaño poblacional. Ya son 18 los concejos afectados por estas medidas: Gijón, Mieres, Avilés, Castrillón, Carreño, Corvera, Oviedo, Cangas del Narcea, Llanes, Laviana, Gozón, Noreña, Grado, San Martín del Rey Aurelio, Lena, Aller, Valdés y Salas. El toque de queda se adelantó una hora en toda la región, pasando a ser de 22:00 a 6:00; y tanto la hostelería como el comercio no esencial debe cerrar a las 20:00.

 

Cantabria, que ha regresado a la fase 4 de alerta, prorrogó el cierre de la comunidad hasta el 15 de febrero. Aunque la comunidad presidida por Miguel Ángel Revilla no optó, en un principio, por confinamientos municipales, finalmente decretó el cierre de Laredo, Colindres, Polanco y Santa María de Cayón, como mínimo, hasta el próximo 11 de febrero. También se han impuesto medidas más drásticas en el conjunto de la comunidad: desde el cierre de los interiores de la hostelería y la limitación de las terrazas hasta las 21:30, a la limitación a seis personas del máximo de asistentes a encuentros sociales. El toque de queda está en vigor entre las 22:00 y las 6:00.

Las islas endurecen sus restricciones

Canarias y Baleares fueron las únicas regiones con total libertad para establecer su plan navideño dadas sus particularidades territoriales. Ahora que la situación epidemiológica de ambos archipiélagos se parece más a la de la Península, sus respectivas administraciones optan por medidas parecidas para contener los contagios.

 

En Baleares no hay cierre, pero desde el 20 de diciembre el Govern exige la presentación de una PCR negativa no sólo a los turistas del extranjero, sino también a los nacionales. Quienes sean residentes en las islas tienen la posibilidad gratuita de someterse a un test. Por lo demás, aplica distintas medidas en función de la situación epidemiológica de cada isla. Mallorca, Ibiza y Formentera se encuentran en nivel 4 con medidas reforzadas, lo que se traduce en un toque de queda de 22:00 a 6:00 y prohibición de encuentros sociales, salvo en el caso de los convivientes. La movilidad entre Ibiza y Formentera permanece restringida, como mínimo, hasta el 13 de febrero. Menorca está en nivel 4 sin medidas reforzadas, lo que implica que sí se permiten encuentros, con un límite de seis personas. El toque de queda también es de 22:00 a 6:00.

 

Del mismo modo, Canarias permite la entrada de viajeros, pero toda persona que lo haga, excepto los menores de seis años, debe contar con un test negativo realizado en las 72 horas previas. Sí que hay limitación de desplazamientos entre las islas. Lanzarote y La Graciosa pasan a nivel 4 de alerta, con lo cual se restringen las entradas y salidas, se establece un toque de queda de 22:00 a 6:00 y se limitan los encuentros sociales a dos personas. También está cerrada Gran Canaria, que se encuentra en nivel 3 —mismo toque de queda, pero encuentros sociales de hasta cuatro personas—, mientras que Tenerife, Fuerteventura y El Hierro están en nivel 2, por lo que no tienen restricciones de movilidad y el toque de queda rige de 23:00 a 6:00.

 

En cuanto a las ciudades autónomas, Ceuta mantiene de forma indefinida las restricciones de viajes a la Península y el cierre de la frontera con Marruecos, al tiempo que fija un toque de queda de 22:00 a 6:00. El confinamiento perimetral de Melilla también se alarga sin fecha límite a la vista, con lo cual se requiere justificación a la hora de entrar o salir de la ciudad en barco o en avión. El toque de queda es de 22:00 a 6:00.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here