Encuentran una momia en Egipto con una lengua de oro

En la necrópolis de Taposiris Magna, en la mítica Alejandría (Egipto), siguen las excavaciones para encontrar la tumba de Cleopatra. En los trabajos, los arqueólogos se han llevado una gran sorpresa: una momia con la lengua de oro.

0
146
Los restos de Taposiris Magna, en Alejandría (Foto: EFE)

La arqueóloga Kathleen Martínez encabeza una misión egipcio-dominicana que lleva explorando minuciosamente desde 2005 los restos de la necrópolis de Taposiris Magna, al oeste de Alejandría. Es un templo que pudo construir uno de los descendientes del general de Alejandro Magno: el rey Ptolomeo IV, que gobernó la región del 221 a.C al 204 a.C.

 

Es un impresionante centro de restos arqueológicos, donde ya se ha hallado diversas monedas con la imagen de la reina Cleopatra VII. Ahora, han encontrado restos más antiguos, por lo menos de hace 2.000 años. Se trata de quince enterramientos grecorromanos, con diversas momias, entre las que destaca una muy particular: tiene una lengua de oro.

 

Se cree que fue embalsamada con una lámina de oro en lugar de la lengua para que el difunto pudiera hablar con Osiris, el dios del inframundo. Según Livescience, no está claro si la persona tenía un impedimento para hablar antes de morir y por eso le pusieron esta lengua artificial.

Más símbolos

No es la única momia engalanada para su viaje al más allá. En Taposiris Magna también han encontrado una momia cubierta de decoraciones de oro con el símbolo de Osiris. Otro cuerpo llevaba una corona de Atef (que tradicionalmente portaban los faraones), decorada con cuernos y una cobra en la frente. Por último, otra momia llevaba un collar dorado con forma de halcón, símbolo de Horus, el dios egipcio de los cielos.

 

Según comenta el director general del departamento de Antigüedades de Alejandría, Jaled Abu al Hamd, durante los últimos meses también han descubierto una máscara funeraria de una mujer, ocho chapas de oro y ocho máscaras refinadas de mármol grecorromanas.

 

La expedición egipcio-dominicana lleva más de 15 años peinando la zona, porque esperan descubrir la tumba de la mítica Cleopatra. Según la historia, la faraona se suicidó haciendo que una áspid le mordiera en el año 30 d.C. después de que su amante, el general romano Marco Antonio, se desangrara en sus brazos. Al menos esta es la versión oficial que ha trascendido a partir de los textos de Plutarco, porque también se sospecha que pudo ser envenenada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here