Descubren una momia de barro, un tratamiento mortuorio nunca visto

Una envoltura insólita, un sarcófago equivocado, diversas manipulaciones post mortem… la momia de barro es todo un misterio para los arqueólogos

0
109
El rey Amenhotep III también fue envuelto más de una vez (Foto: EFE)

La momia del ‘caparazón de barro’, como la denominan en el museo Chau Chak Wing de Sidney, donde reside, no ha descansado precisamente en paz. En el siglo XIX, el coleccionista de antigüedades Sir Charles Nicholson la trajo a Australia y había estado expuesta en un sarcófago como una más, hasta que, con distintos estudios de tomografía computarizada, vieron que algo no cuadraba.

El cuerpo era 200 años más antiguo que el sarcófago, pero, lo más sorprendente, es que estaba envuelto en barro: «Un tratamiento mortuorio no documentado previamente en el registro arqueológico egipcio», asegura el estudio publicado en PLOS ONE. La momia dataría del año 1.207 a.C, pero el ataúd es del año 1.000 a.C y pertenecía a una mujer llamada Meruah o Meru(t)ah.

No es la primera vez que encuentran momias en sarcófagos equivocados. Es una práctica muy común en el mercado negro de antigüedades para vender lotes más completos. Igualmente no les ha sorprendido que el cuerpo presentara varias facturas post mortem: en piernas y cuello. Se explicaría con esas manipulaciones provocadas por los ladrones de tumbas. Pero… ¿y la envoltura de barro?

El caparazón de barro

Es posible que la «envoltura de barro» se usara para estabilizar la momia después de que fuera dañada, pero creen que fue directamente momificada con este material mucho más asequible para emular las prácticas que usaban en la élite de la sociedad, según recoge ScienceAlert.

Las pistas anatómicas sugieren que se trata de una mujer joven, entre 26 y 35 años. Después de su muerte, fue momificada y envuelta en textiles. Sus restos fueron reparados probablemente dos generaciones después de su primer entierro: el trabajo consistió en «reenvolver, empacar y rellenar con textiles y aplicar un caparazón de barro», aseguran los investigadores. Así, en la parte inferior del barro hay una capa de base de pigmento blanco de calcita, mientras que la parte superior está recubierta con ocre.

«El barro aparentemente se aplicaba en sábanas mientras aún estaba húmeda y flexible», ha asegurado la investigadora principal del estudio, Karin Sowada, del Departamento de Historia y Arqueología de la Universidad Macquarie de Sídney, Australia. «El cuerpo estaba envuelto con envolturas de lino, el caparazón aplicado, y luego envoltorios más colocados sobre él»

Momias manipuladas

Fueron añadiendo capas a medida que la manipulaban. Pero hubo más intervenciones al cabo de los siglos. La momia fue dañada en el lado derecho del cuello y la cabeza, por lo que decidieron insertarles pasadores metálicos.No es la única momia egipcia que ha sufrido tantos «arreglos». Los arqueólogos ya documentaron cómo el cuerpo del rey Seti I fue envuelto más de una vez, al igual que los restos del rey Amenhotep III (el abuelo del rey Tut).

En cuanto al caparazón de barro de la mujer, «este es un descubrimiento genuinamente nuevo en la momificación egipcia», ha explicado Sowada. «Este estudio ayuda a construir una imagen más grande, y más matizada, de cómo los antiguos egipcios trataban y preparaban a sus muertos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here