Del carril bici al paso de cebra: los españoles que están cambiando la movilidad

La gestión de la movilidad cada vez es más importante en las ciudades, que se abren además a nuevas formas de desplazamiento. Estos españoles trabajan en este ámbito para mejorarlo

0
171

Hace tiempo, el ingeniero Juan Manuel Escribano se dio cuenta de que en la calle Xátiva de Valencia se producía un número de accidentes que era superior a la media. Todos tenían algo en común: en ellos había pasos de cebra y participaban los patinetes eléctricos. ¿Qué estaba pasando?

 

Al intentar investigar se encontró un terreno yermo. «Hay numerosos artículos, ‘papers’ y análisis de ciclistas y peatones o de ciclistas y vehículos —nos cuenta—pero la novedad del patinete eléctrico era algo que no se había estudiado todavía. Estábamos analizando un elemento que no tenía una normativa clara, nadie sabía con exactitud por dónde se podía circular, a qué velocidad, etc.», lo que generaba «comportamientos aleatorios en estos sujetos». Además, «la señalización vertical para los usuarios de carril bici era muy pobre en estos puntos, en los que la afluencia era enorme».

 

Parecía evidente que el carácter novedoso de los patinetes eléctricos tenía mucho que ver, pero ¿por qué los accidentes en la calle Xátiva eran superiores a la media? No podía deberse solo a su situación céntrica, había que buscar otra explicación. «Estudiando las conductas de actuación de peatones, bicis y patinetes en los cruces, observé que, dependiendo de la tipología del paso peatonal, solían actuar de una manera u otra». Bingo: la clave estaba en el tipo de pasos de cebra y de carriles bici.

 

«Analicé todos los casos posibles que existían en entornos similares a nuestro caso de estudio y saqué las conclusiones sobre el más idóneo». Fue así como realizó su Trabajo Final de Máster en el que llevó a cabo una propuesta que tiene en cuenta el análisis, la visibilidad, la señalización y otros elementos que rodean a los pasos peatonales, y que influyen en el mayor o menor número de accidentes. Todo ello con el objetivo concreto de reducir los accidentes en ese punto y, de paso, mejorar las conexiones de movilidad en Valencia.

placeholder

 

 

Otro proyecto destinado a mejorar la movilidad es el de Albert Goday Sagarra, investigador de otra de las ramas incipientes: los vehículos eléctricos. Goday se dio cuenta de que la mayoría de las escasas gasolineras españolas que tienen puntos de recarga, disponían de conectores para modelos europeos y japoneses, lo cual generaba ineficiencias, ya que muy poca gente en España tiene modelos japoneses.

 

Así pues, hizo una propuesta de mejora que plasmó en un estudio donde propone «planificar las estaciones a largo plazo, adelantándose al mercado», proponiendo que el conector predominante fuese el europeo. «También planifiqué plazas de recarga extra y solicité una conexión a la red de mayor potencia a la que se usaría en un inicio, para estar preparados en futuras ampliaciones». Al mismo tiempo, sugirió mejorar la vigilancia y habilitar los pagos con tarjeta, algo a día de hoy casi inexistente.

Colaboración empresa-universidad en movilidad

Juan Manuel Escribano y Albert Goday Sagarra tienen algo en común: ambos han recibido el Premio Abertis de Investigación sobre Gestión de Infraestructuras del Transporte y sobre Seguridad Vial, impulsado por la Red Internacional de Cátedras Abertis en colaboración con las principales universidades de países como Francia, Puerto Rico, Brasil, Chile y España. En cada país se convoca anualmente el premio Abertis en sus dos categorías y en este momento están en fase de desarrollo las cátedras en Italia y México.

 

Este proyecto, iniciado en España en 2003 y en el que han participado 750 candidatos, es el resultado del despliegue de la responsabilidad social corporativa del Grupo Abertis hacia los grupos de interés y la sociedad en general, asumiendo desde la empresa, ya sea directamente o a través de su fundación, el desarrollo de todos sus capitales –no solo el financiero–, para generar valor. En particular, con la Red Internacional de Cátedras «aspiramos a estimular, generar y divulgar nuevos conocimientos e innovaciones en nuestros campos de actividad para ponerlos al servicio de toda la sociedad y de la comunidad técnica y educativa, cuidando y ayudando al talento que las universidades son capaces de aflorar y canalizar», aseguran desde la compañía.

 

El proyecto se inició en España en 2003 y ya han participado más de 750 personas

 

La movilidad y la sostenibilidad, evidentemente, juegan un papel esencial en todo esto: «La movilidad es uno de los puntos más importantes en una ciudad», explica Escribano, el ingeniero de Valencia. «Hay que ir dando paso a estas nuevas formas de comunicación, porque las generaciones vienen más concienciadas con la sostenibilidad y el medioambiente y el uso del vehículo privado va dejando de ser lo primordial para abrir puertas a otros medios menos contaminantes».

 

Goday Sagarra considera, además, que la movilidad es un espacio idóneo para la innovación: «Hay muchísimo margen para sacar nuevos proyectos adelante que mejoren la movilidad. En algunas ramas también se requiere de mucha innovación para llegar a ver los proyectos en nuestra vida diaria, como la conexión de los vehículos con las infraestructuras a partir del 5G, la intermodalidad con el transporte público o los coches autónomos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here