España coge aire ante el virus y acelera para cumplir con los objetivos de vacunación

La Comisión de Salud Pública continúa debatiendo desde la mañana de este miércoles los nuevos grupos que serán vacunados en la segunda fase de la estrategia de vacunación

0
9
La ministra de Sanidad, Carolina Darias. (EFE)

El Ministerio de Sanidad comunicó este martes que la incidencia media acumulada en los últimos 14 días era de 385,65 por 100.000 habitantes. Aunque la tendencia sigue a la baja después de marcar máximos tras las fiestas de Navidad, Fernando Simón insiste que «estamos lejísimos del objetivo de 50 casos de incidencia». «La situación es muy mala a nivel nacional, aunque vamos en la dirección adecuada«, sentenció el pasado lunes. Así, con los contagios bajando a nivel nacional por las restricciones en hostelería, movilidad y toque de queda, España está en la senda correcta para ralentizar la expansión, pero no al ritmo deseado. Al mismo tiempo, las comunidades autónomas y el Ministerio de Carolina Darias ultiman los detalles del plan de vacunación para poder cumplir con el calendario establecido.

 

La Comisión de Salud Pública continúa debatiendo desde la mañana de este miércoles los nuevos grupos que serán vacunados en la segunda fase de la estrategia de vacunación, que ha fijado la edad como el criterio fundamental a la hora de priorizar los colectivos, empezando por los mayores de 80 años que no viven en residencias. Los técnicos del Ministerio de Sanidad y de las comunidades han retomado la reunión que iniciaron ayer para seguir perfilando más grupos de la estrategia. En la celebrada la semana pasada, ya decidieron que, tras los mayores de 80, se incluirían otros grupos comenzando por las personas entre 70 y 79 años, en función de las vacunas y las características que vayan llegando.

Y es que la idea inicial era que en esta segunda fase que comienza ahora, los grupos diana se clasificaran en tramos de edad ordenados de mayor a menor, aunque según las dosis que fueran llegando se abría la puerta a simultanearlos con otros colectivos. No obstante, los planes se vieron truncados tras la recomendación de restringir la vacuna de AstraZeneca a las personas de entre 18 y 55 años y esto obligó a definir antes los trabajadores esenciales. De este modo, el fármaco se está administrando por el momento a este grupo y a los sanitarios de segunda línea comprendidos en esa horquilla de edad, mientras que a los mayores de 80 se les reservó las vacunas de ARN mensajero, es decir, las de Pfizer y Moderna.

 

Con la llegada de nuevas dosis se permitirá fijar ahora los grupos etarios y los enfermos crónicos, sobre los que también está debatiendo la Comisión y que serán, según dijo la semana pasada la ministra de Sanidad, personas con «patologías con riesgo de alta morbilidad».

Situación en las CCAA

Si Madrid prometió el pasado viernes en rueda de prensa que, si la tendencia seguía a la baja, el jueves comunicaría la ampliación del toque de queda a las 23 horas, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, no ha podido esperar y ha anunciado hoy mismo que a partir de las 00.00 horas del jueves 18 de febrero se aplicará la flexibilización del toque de queda, que se atrasa de las 22.00 horas a las 23.00 horas, y que permite el cierre de bares y restaurantes a esa misma hora.

 

El informe epidemiológico del 8 al 14 febrero 2021, publicado este martes, muestra un descenso de casos de un 35% respecto a la semana anterior y de un 52% respecto a hace dos semanas. Esta semana se han contabilizado 15.029 positivos, frente a los 23.076 de la anterior y los 31.743 de hace dos semanas. Según este informe, la Comunidad de Madrid cerró la semana pasada con una incidencia acumulada a 14 días de 571 casos por 100.000 habitantes. La semana anterior fue de 817. «A día de hoy se sitúa en los 565 y con tendencia a la baja«, señala el documento.

Mientras, en Cataluña, que siguen vigentes fuertes restricciones incluso antes de que comenzara la tercera ola, ha conseguido contener el virus, aunque el descenso se ha ralentizado tras diagnosticarse 1.986 nuevos casos en las últimas 24 horas. No obstante, la presión hospitalaria baja, con 2.181 hospitalizados, 142 menos que la víspera, de los que 612 están en la UCI, 27 menos que ayer.

 

Los indicadores epidemiológicos, aunque siguen siendo favorables, han frenado su descenso, como por ejemplo la positividad de todas las pruebas de covid-19, que el domingo cayeron por debajo del 5% -la cifra establecida por la OMS para considerar controlable la epidemia- y que hoy siguen en un 4,3%. Además, el riesgo de rebrote solo ha bajado hoy un punto, de 275 a 274, mientras que la incidencia acumulada de casos por cada 100.000 habitantes en 14 días ha bajado hasta 338, seis menos que la víspera.

 

Galicia, que el pasado domingo frenó la desescalada ante el avance «explosivo» de los contagios, ha conseguido que el descenso de la tercera ola continúe imparable. La bajada ha llegado también a las unidades de críticos, cuyos ingresados bajan por segunda jornada consecutiva de forma importante, 18 menos, hasta los 187, un 26% menos respecto al pico de la tercera ola, registrado el pasado 8 de febrero con 254 hospitalizados.

 

Este dato, sin embargo, continúa por encima del pico de la primera ola, cuando a principios de abril del pasado año se alcanzaron los 178 ingresados en estas unidades, y es una de las razones por las que las medidas de desescalada que entran en vigor este miércoles en Galicia son, de momento, limitadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here