El impacto de la covid en el primer semestre de 2020: máximo histórico de muertes, mínimo de matrimonios

Los nacimientos siguen a la baja y alcanzan otro récord, con el menor número de la serie del INE, que comienza en 1941.

0
271
Cuatro operarios durante el entierro de un fallecido, el pasado abril en el cementerio madrileño de la Almudena. JUANJO MARTÍN / EFE

La pandemia ha impactado duramente en las tendencias demográficas de España, según los datos provisionales del primer semestre de 2020 publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En los seis primeros meses del año se batieron tres récords, dos de ellos relacionados con la crisis sanitaria: se registró un máximo histórico en las defunciones y un mínimo en los matrimonios, según se aprecia en la serie del INE, que comienza en 1941. Las 262.373 muertes suponen un 19,6% más que en el mismo periodo de 2019; las 28.327 bodas constituyen un 60,8% menos. En los nacimientos no se refleja el impacto de la covid, dado que los niños nacidos entre enero y junio fueron concebidos antes de que estallara la epidemia, pero la tendencia continúa a la baja y también se alcanza un mínimo: los 168.047 recién nacidos, un 4,2% menos que en el primer semestre de 2019, suponen la cifra más baja desde que hay registros.

 

 

En un semestre de récord, el saldo vegetativo, que mide la diferencia entre los nacimientos y las defunciones, también alcanza otro: es el más negativo desde el comienzo de la serie histórica. Los alumbramientos caen y las muertes se disparan, por lo que también lo hace la diferencia entre ambos valores. El indicador en este periodo es de –94.326, cuando en el mismo intervalo de 2019 fue de -43.921.

El aumento en las defunciones durante la primera mitad de 2020 se ha debido, principalmente, al efecto de la pandemia desde el mes de marzo, apunta el INE. Las muertes aumentaron en todas las comunidades, a excepción de Baleares y Murcia. Los mayores repuntes se dieron en la Comunidad de Madrid (64,3%), Castilla-La Mancha (46,2%) y Cataluña (31,8%), tres autonomías donde la pandemia golpeó especialmente durante la primera oleada.

En estos meses, el país se paró, y esto se tradujo en una reducción drástica de los matrimonios. Si de enero a junio de 2019 se casaron 72.321 parejas, en 2020 la cifra no llegó siquiera a los 30.000. En abril, en pleno confinamiento, solo se contabilizaron 286 enlaces, frente a los 10.145 del mismo mes del año anterior. El número de bodas registró en estos seis meses descensos superiores al 50% en todas las comunidades autónomas.

 

Respecto a los nacimientos, ya en 2019 se había alcanzado el mínimo de toda la serie histórica. La tendencia comenzó en 2009 y solo se interrumpió en 2014. Era previsible que la cifra continuara a la baja, con cohortes menos numerosas de mujeres en edad de ser madres y el momento en que se tiene el primer hijo retrasándose paulatinamente. Se tienen menos niños, y se tienen más tarde. Los mayores descensos respecto al mismo periodo de 2019 se dieron en Melilla (22,1%), Comunidad de Madrid (6,6%) y Navarra (6,5%). Los nacimientos solo aumentaron en Ceuta (6,2%).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here