Bárcenas tacha de «cobardía» negar la «financiación ilegal» en el juicio de la caja B del PP

Ayer acusó al Partido Popular de haberle ofrecido medio millón de euros si alteraba los papeles donde, supuestamente, llevaba la contabilidad extraoficial de la formación

0
1033
Bárcenas, en la Audiencia Nacional, ayer. (EFE)

Tras un mes de parón, este lunes la Audiencia Nacional ha reanudado el juicio por la supuesta caja B del Partido Popular, que sienta en el banquillo al extesorero de la formación, Luis Bárcenas, desde donde enfrenta una petición de Fiscalía de cinco años de cárcel por los presuntos delitos de apropiación indebida, falsedad documental y contra la Hacienda pública.

Ayer, en su primera declaración ante el tribunal, Bárcenas —en prisión por la primera época de la trama Gürtel, ya condenado a 29 años— volvió a acusar al Partido Popular de ofrecerle medio millón de euros a cambio de alterar sus famosos ‘papeles’, en los que habría recogido el funcionamiento de la contabilidad extraoficial del PP. De esta forma, el partido pretendía que no se pudiera determinar qué documentos «eran los buenos y cuáles eran los malos» y «sembrar dudas en la opinión pública» sobre su autenticidad. El extesorero, según aseguró ante la Sala, rechazó esta oferta.

El otrora responsable de las cuentas del partido se ratificó en la mayor parte de lo declarado durante la instrucción al juez Ruz y también volvió a asegurar que, en marzo de 2010, dividió los 50.000 euros que quedaban en la caja B en dos sobres y que entregó uno de ellos al entonces presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, y el otro, a la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Además de ambos dirigentes, el listado de los que, según su versión, se beneficiaron —vía sobresueldos— de la caja B incluye a gran parte de la plana mayor del PP: Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas, Jaime Mayor-Oreja, Federico Trillo, José Miguel Ortí Bordás y Pedro Arriola, tal y como declaró ayer en la Audiencia Nacional.

Bárcenas remitió hace varias semanas un escrito a la Fiscalía Anticorrupción en el que se ofrecía a colaborar para desentrañar el funcionamiento de la supuesta «contabilidad extraoficial» del partido, que habría sufragado —en este aspecto se centra esta causa— unos 900.000 euros del coste de la reforma de la sede nacional de los populares en la madrileña calle Génova. El departamento que encabeza Alejandro Luzón negó haber buscado la cooperación del extesorero y aseguró que analizará su confesión en el juicio, pero recalca que su escrito aporta «escasas» novedades. Ayer, el fiscal Antonio Romeral sometió a un intenso interrogatorio al extesorero.

Dos aplazamientos

Tras la infección de covid-19 comunicada por el exgerente del PP, Cristóbal Páez, también acusado junto a Bárcenas, la Sala decidió posponer las vistas al 1 de marzo. Pero, el 25 de febrero, el tribunal volvió a retrasar el juicio alegando problemas de aforo. «A la vista de la imposibilidad de disponer hasta el 8 de marzo de una sala de vistas que reúna las condiciones de seguridad y salud pública exigidas, dado el aforo necesario para este juicio» —exponían los magistrados—, decidieron posponer el juicio otra semana más.

Además de Páez y Bárcenas, también se sientan en el banquillo Gonzalo Urquijo, responsable de Unifica, el estudio de arquitectura encargado de reformar la sede de la calle Génova, y otras dos responsables de la empresa: Belén García y Laura Montero.

Como testigos declararán, aún sin fecha determinada, entre otros, los expresidentes populares del Gobierno Mariano Rajoy y José María Aznar. El PP —que, por boca de su abogado, arremetió contra las acusaciones populares y negó toda credibilidad a Bárcenas— también se encuentra procesado en esta causa como responsable civil subsidiario. Según aseguran fuentes jurídicas a El Confidencial, el extesorero solo responderá a la Fiscalía, al abogado del Estado y a su defensa, ejercida por el letrado Gustavo Galán.

El tribunal que juzgará esta pieza separada de los conocidos como papeles de Bárcenas está compuesto por los magistrados José Antonio Mora Alarcón (presidente), Fernando Andreu y María Fernanda García, quien será la ponente de la sentencia.

13:38 — El fiscal Antonio Romeral pregunta a Urquijo por un ‘e-mail’ remitido por este a una trabajadora de Unifica, en el que se menciona un «pago en B a Bruno». «Después de coger mis ‘e-mails’ de los últimos 25 años… Bruno es mi primo hermano. Es informático, trabaja en una compañía y cuando tengo un problema, le llamo. Le habré llamado ‘B’ para decirle que cogiera de la caja 100 euros de un día que vino a hacerme un favor…», ha asegurado, desvinculado este correo electrónico de la presente causa.

El arquitecto ha negado pagos en B [dinero negro] en sus empresas y ha asegurado que los «gastos de taxis o plazas de párking», para evitar «que aparezcan en la contabilidad, se agrupan aparte, a nivel grupal, y se pasan de forma mensual».

13:19 — Urquijo reconoce su letra en un texto manuscrito, «dictado por Luis Bárcenas» a modo de recibí, donde se explicita que «queda cancelada [una] factura por las obras de la planta 4 de la sede». «En recibís, yo nunca ponía que no quedaba nada por facturar. Cuando iba allí, me hacían poner a mano», asegura el responsable de al empresa Unifica.

Texto manuscrito por Urquijo.
Texto manuscrito por Urquijo.

12:42 — El fiscal anticorrupción muestra al constructor Gonzalo Urquijo un correo electrónico, que este intercambió con el gerente del PP Cristóbal Páez, donde se adjutaba una factura, según reza el texto, «del 60% del coste» de la planta quinta de la sede. El arquitecto achaca esta cifra a un posible error: «Es el 100% de la certifcación; aquí puse esto y no sé ni por qué, no lo recuerdo».

12:12 — Urquijo asegura que recibió varios pagos vía cheque por parte del PP, pero que uno de ellos no tenía fondos y lo cobró mediante una transferencia.

11:59 — «La obra del PP… nunca tenían dinero, costaba mucho cobrar y hasta marzo no cobraban del Ministerio y nos tenían a todos los proveedores…», explica Urquijo, para justificar la existencia de «facturas de anticipo» que posteriormente se anulaban. «Creo que fueron 23 facturas [anuladas]», dice, preguntado por el fiscal ssobre varios documentos relativos a la reforma de la sede del PP.

11:38 — «En el 2005, Bárcenas era intocable, nadie trataba con él. Era una persona muy poco accesible. Después de 10 años, solo tengo un ‘e-mail’ con él», declara Urquijo (acusado) al fiscal Antonio Romeral, negando interlocución con el extesorero para acordar el pago de parte de la reforma de la sede en dinero negro.

11:29 — Gonzalo Urquijo asegura que Cristóbal Páez (otro de los acusados) ejerció de interlocutor entre el partido y la constructora. Niega que, como dijo Bárcenas ayer, se reuniese con el PP para acordar que parte del coste iba a abonarse en dinero negro. «No la he tenido nunca y nunca se me ha ofrecido eso», declara.

Urquijo niega la reunión que ayer relató Bárcenas para acordar parte del pago en B: «Nunca se me he ofrecido eso»

11:19 — Gonzalo Urquijo se desvincula de los pagos en dinero fuera del control fiscal que le atribuyen las anotaciones de Bárcenas. «Había pagos perfectamente en A [legales] que aparecían apuntados en B [dinero negro]», asegura a preguntas de Fiscalía.

11:12 — Urquijo recuerda que demandó a los medios de comunicación que publicaron los ‘papeles de Bárcenas’.

11:10 — Termina la declaración de Luis Bárcenas y comienza la de Gonzalo Urquijo, que declarará a todas las partes «salvo las acusaciones populares» y únicamente sobre parte de la reforma de la sede del PP.

Declaración de Gonzalo Urquijo; al fondo, Bárcenas.
Declaración de Gonzalo Urquijo; al fondo, Bárcenas.

11:00 — «Si esa documentación y los audios se han destruido o no, eso no lo puedo afirmar», asegura Bárcenas sobre los documentos que dice que la operación Kitchen le sustrajo. Pero Bárcenas sí reitera que existió un audio —que ya no está en su poder— que implicaría a Mariano Rajoy en el conocimiento de la caja B del PP, aunque habría sido sustraído en Kitchen.

«Interviene en un audio Mariano Rajoy. Yo subo a su despacho le entrego la cantidad remanente [de la caja B] y le enseño las dos última hojas para que viese cómo llevábamos el tema. Espantado, me dice que cómo puedo tener esos papeles. A continuación, Rajoy se gira en el sillón y en la destructora que tiene detrás destruye esos dos documentos, que eran fotocopias», ha narrado.

10:49 — Bárcenas alude a la operación Kitchen: «El PP antiguo, bajo el mandato de Mariano Rajoy organiza una operación policial para sustraerme los soportes de audio y los documentos que acreditarían, de una forma más contundente, su conocimiento de la llevanza de una contabilidad paralela, extracontable, del PP». «Se me hace muy difícil colaborar con la Justicia cuando papeles que darían un soporte adicional a lo que ya he presentado me han sido sustraídos para que no pudieron ser utilizados en perjuicio del partido», añade.

10:45 — El tesorero reitera que su antecesor, Álvaro Lapuerta, le solicitó un folio de sus ‘papeles’ para enseñarlo a Mariano Rajoy durante una reunión. «Como no quería que saliese el nombre del señor Gonzalo Urquijo [responsable de la empresa Unifica, encargada de la reforma de la sede] preferí cambiarlo y poner sus iniciales, por si esta hoja salía a la luz», asegura para justificar la existencia de dos copias diferentes, que Bárcenas achaca a una petición puntual de Lapuerta y sigue manteniendo que «las cantidades que figuran ahí recibidas por Rajoy desde el 1997 hasta el año 2008 son absolutamente ciertas».

Bárcenas: «Las cantidades recibidas por Rajoy desde el 1997 hasta el 2008 son absolutamente ciertas»

10:43 — Bárcenas niega que Enrique López, actual consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid, negociase con él y con la defensa del PP, ejercida por el abogado Jesús Santos. «No negoció nada; fue una exposición de posturas», declara. «En esta ocasión, por lo menos, no he mentido», ironiza. «En este tema, lo único molesto es la cobardía de una serie de personas a reconocer que nos hemos financiado irregularmente y sabíamos lo que estábamos haciendo», sentencia. «Animadversión mía ninguna; pero la animadversión de la señora Cospedal hacia mí es ampliamente conocida, como se ve en una grabación con Villarejo», remata.

El extesorero arremete contra antiguos dirigentes del PP que, incluso cuando «no van a tener reproche penal por este procedimiento, aunque reconocieran las cosas», niegan la supuesta «financiación ilegal» que él les atribuye.

10:40 — «No tengo que demostrar ahora mi colaboración con la Justicia para ganar ningún tipo de atenuante», expresa Bárcenas. «Detrás de esto no hay acuerdos delirantes con la Fiscalía General del Estado para perjudicar al PP; es mantener mi línea de colaboración que empezó en julio de 2013», añade. Niega «animadversión» contra el Partido Popular.

10:36 — El abogado de Bárcenas, Gustavo Galán, le pregunta por el escrito que presentó a Fiscalía, en el que, según el extesorero, reitera «su intención de colaborar con la Justicia», como viene haciendo desde 2013, cuando declaró ante el juez Ruz, instructor de la causa, que recibe los documentos originales de la supuesta contabilidad extraoficial. «Sin mi declaración, hoy no estaríamos aquí», asegura. «Los papeles, o son ciertos enteros, o no son ciertos enteros», recalca. «Es todo veraz del principio al final; o vale todo o no vale nada».

10:13 — El abogado Gonzalo Boye, de Observartori Desc (acusación popular), pide hacer una pregunta a Bárcenas —»si en sus anotaciones, con M. Rajoy se refiere a Mariano Rajoy»—, pero el tribunal la rechaza porque la respuesta «se dedujo del interrogatorio [ayer]» al extesorero.

10:13 — Bárcenas asegura a la letrada del Estado, Ana María Seoane, que, cuando dejó de trabajar para el PP, no se llevó consigo documentación relativa a la reforma de la sede. Lo anotado en sus ‘papeles’, asegura, responde a «un conocimiento directo o una ejecución directa de la entrega de las cantidades» extraoficiales.

10:13 — Abogacía del Estado comienza a interrogar a Bárcenas, que se reitera en asegurar que la tesorería del PP contaba con «un presupuesto real» de la reforma de la sede, que incluía todas las reformas, pero luego este se dividía entre las «facturas que realmente se emitían» y otros documentos, que acreditarían los supuestos pagos en dinero negro. «Que el pago se iba a hacer en B lo sabíamos Álvaro Lapuerta y yo. Cristóbal Páez lo podría intuir, porque él no tiene conocimiento hasta 2009 de esa contabilidad», explica el extesorero. «De cada factura, Lapuerta y yo decíamos la parte que se iba a pagar oficialmente», remata.

Bárcenas: «De cada factura, Lapuerta y yo decíamos la parte que se iba a pagar oficialmente»

09:00 — En una hora, a las diez de la mañana, prosigue en la Audiencia Nacional la declaración de Luis Bárcenas por el juicio de la supuesta caja B del Partido Popular. Hoy responderá a las preguntas de la Abogacía del Estado y de su letrado, Gustavo Galán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here