Ayuso inyecta 10 millones para dar oxígeno a Telemadrid mientras le llueven las críticas

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprueba este miércoles un adelanto millonario para que la corporación pueda acometer los gastos derivados de su actuación

0
161
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

La tensión entre la radiotelevisión madrileña y la presidenta de la Comunidad de Madrid ha ido en aumento en las últimas semanas. La demora para acordar el nuevo marco presupuestario del ente público ha disparado las acusaciones entre las partes y hasta el socio minoritario del Gobierno, Ciudadanos, se ha posicionado más cerca de la corporación y hablando públicamente de un intento de hacerse con el control de la cadena. Ahora, la CAM ha decidido aprobar un adelanto que supone una inyección de liquidez mientras las conversaciones prosiguen.

 

En total, serán diez millones los que llegarán de forma anticipada a Telemadrid después de que así lo haya aprobado el Consejo de Gobierno este miércoles. Según avanzan fuentes del Ejecutivo regional, el pago se producirá en tres plazos: el primero será el viernes 26 de febrero por un valor de 5 millones, mientras que el siguiente arribará el 29 de marzo (2,5 millones) y el último el 29 de abril (2,5).

Con estas cuantías, Madrid busca dotar de la liquidez necesaria a la RTVM hasta que entre en vigor el nuevo contrato programa después de que al anterior caducara con el cambio de año. Según estas fuentes, fue la dirección del ente quien reclamó esta inyección el pasado 1 de febrero para poder cumplir con sus obligaciones ante los proveedores, la Seguridad Social o las nóminas, si bien en ocasiones anteriores otras fuentes de la CAM habían asegurado que el sueldo de los trabajadores era el único gasto que estaba cubierto mientras proseguían las negociaciones.

 

Esos diez millones suponen un 12,45% del presupuesto de RTVM, según explican, y deberá ser reintegrado antes de que termine el curso actual, cuando previsiblemente se cuente ya con un nuevo marco económico acordado. En total, Telemadrid recibe más de 70 millones de fondos públicos.

 

Las disputas se han incrementado entre las partes en las últimas semanas, ya que los trabajadores han visto en las negociaciones un intento por parte del lado popular del Ejecutivo de volver a controlar la radiotelevisión madrileña. Según explicaban a este medio desde el comité de empresa, la corporación camina hacia una situación de asfixia financiera al no poder afrontar muchos de sus gastos comunes y es aquí donde ven a la CAM tratando de presionar para aumentar su influencia ante la debilidad del ente.

En Sol niegan presiones

Fuentes gubernamentales niegan este extremo y aseguran que se trata de una mera cuestión económica y un déficit de gestión en los últimos tiempos que, a su parecer, ha llevado a que la dirección actual no haya presentado antes de final de 2020 una propuesta para el nuevo contrato programa que debe regir hasta 2024. Consideran que se trata de un fallo de extrema gravedad que ha llevado a tensionar las costuras del sistema de RTVM previsto en la ley aprobada en 2015, cuando se buscó poner fin a la fórmula anterior en la que a Telemadrid se hizo con el apodo coloquial en algunos sectores de «tele Espe», en referencia a la anterior presidenta madrileña, Esperanza Aguirre.

 

La fricción se ha endurecido al entrar en escena Ciudadanos, el partido que gobierna con el PP la Comunidad de Madrid y que no ha dudado en ver en la negociación un intento por parte de Díaz Ayuso de hacerse con los mandos de la corporación en la sombra. El propio Ignacio Aguado (Cs), su vicepresidente, ha salido al paso ensalzando el trabajo de los profesionales del ente y el buen rumbo de prestigio y audiencia que ha tomado en los últimos tiempos.

 

En estas primeras semanas del año, los naranjas han llevado a la Asamblea de Madrid una propuesta por la que cuando el marco presupuestario caducara este sería automáticamente extendido hasta que se acordara el siguiente. Según argumentan, esto implicaría que Telemadrid y sus empleados estarían en una mejor posición para afrontar las conversaciones y no en la desventaja actual.

 

Pese a la nueva inyección, las negociaciones siguen adelante y aún no se ha cerrado el nuevo documento que debe dar estabilidad a organización y sus trabajadores durante los próximos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here